Así no se mira una final

Cuando uno ve fútbol con los amigos, está convencido de que por al menos 90 minutos no existe otro lugar en el mundo. Que ahí, en esa habitación, en ese patio, en esa casa, está concentrada toda la energía que define el rumbo de la historia. Todo lo que vemos por la televisión tiene relación … Sigue leyendo Así no se mira una final

Héroes

Una serie de experiencias felices ha hecho que últimamente redacte menos acá, en Facebook, y me pase los días en actividades más analógicas. Me gustaría escribir más anécdotas o más chistes aquí, pero a veces no encuentro los tiempos. Sin embargo, lo que pasó hace un par de días, primero de enero, se escribe solito. … Sigue leyendo Héroes

Cuéntale un cuento a tu madre

Son las tres y pico de la mañana en Lima y acabo de despertar de un sueño en el que un gordo me perseguía para echar una moneda al aire. No era un gordo bonachón, como los hay tantos, sino más bien un gordo de esos que parecen tener un cadáver en la refri al … Sigue leyendo Cuéntale un cuento a tu madre

La ladrona de caramelos

Esa noche, Coché y yo habíamos ido a un tipo de bar al que casi nunca vamos; uno de esos a los que se supone que a la gente de nuestra edad le funciona para conocer chicas. Esto ocurrió hace dos años, un mes después de perder a mi novia, un mes antes de que … Sigue leyendo La ladrona de caramelos

Mi madre no tiene un hijo músico

En la época del colegio teníamos un profesor de música que se llamaba Fernan: anteojudo, camisa adentro del pantalón, peinado raya al lado. A primera impresión era un tipo bastante normal dentro del universo de un colegio jesuita, pero se había tomado demasiado en serio un delirio personal: convertirnos en una banda de rock progresivo … Sigue leyendo Mi madre no tiene un hijo músico

Los tirantes de mi abuelo

Coché, Moncho, yo, y tantos otros amigos, crecimos escuchando rap. Como es natural, buena parte de la adolescencia y la temprana adultez tratamos de vestirnos como nuestros raperos favoritos. Para mí era bastante fácil y barato lucir como uno de ellos. O al menos eso creía. Porque todos mis amigos eran más altos que yo … Sigue leyendo Los tirantes de mi abuelo

Como el Mesías, pero sin «s»

La otra noche me agregó al Facebook Alonso Mesías. Desde luego no le acepté. Y no solo porque no tenga la más puta idea de quién podría ser, sino también porque su apellido –tal cual el mío, más una «s»– representa una tortura psicológica contra mí que desde años es orquestada por los call center y los restaurantes de … Sigue leyendo Como el Mesías, pero sin «s»

Los malos aprenden a amar a través de una reja

Paolo y yo nos llevamos casi tres años. Yo soy el mayor. Cuando éramos niños –me refiero a cuando Paolo, mi hermano, tenía 3 o 4 años–, solo se podía proyectar en él un futuro asesino en serie. Era un engendro muy cruel. Y mientras él andaba por ahí con un lanzallamas persiguiendo insectos, yo … Sigue leyendo Los malos aprenden a amar a través de una reja

Hansel y Gretel quieren Wifi

Mi sexto día en este departamento nuevo cayó sábado. Eran las tres de la tarde y estaba sin almorzar por esperar a los tipos que iban a instalar el Internet. Como la esperanza de globalización aún no asomaba por este pequeño rincón de Surquillo, bajé por algo de comer a la panadería del primer piso. … Sigue leyendo Hansel y Gretel quieren Wifi